ENVÍOS GRATIS desde el Lunes 20 de Junio hasta el día Domingo 26 de Junio, a todo Chile.

ALPACA:  Esta fibra proviene del pelo de un camélido originario del sur de América llamado alpaca, que se produce mayormente en Perú y Bolivia y es conocido como “ el verdadero tesoro de los Incas”.

La alpaca es una fibra suave, cálida y resistente. Es un tejido natural al igual que el mohair, el cashmere o la angora. Es hipoalergénica, ya que a diferencia de la lana de oveja no tiene lanolina, que es lo que genera picazón en las pieles mas delicadas. Es térmica y aislante, lo que hace que se mantenga la temperatura corporal controlada independientemente del tipo de ambiente.

La fibra de alpaca se produce con técnicas ancestrales respetuosas con el medio ambiente y el planeta. Es un recurso renovable y 100% biodegradable.

 

 

Lavado: La alpaca es naturalmente resistente a las manchas, a los olores y también a las arrugas, por lo que en realidad requiere menos lavado. Esto significa que cuidarla es fácil y sustentable. 

Las únicas opciones en caso de necesitar lavado es, a mano o en seco, ya que es un tejido delicado, que si no se mantiene como se debe puede sufrir deformaciones y disminución de su vida útil. Para el lavado a mano es con agua fría solo con jabón neutro. No debes estrujar la prenda, solo apriétala entre tus manos para que bote el exceso de agua.

Nunca uses la maquina lavadora.

 

Secado:  Debes secar las prendas de alpaca a la sombra, de manera horizontal con una toalla debajo. Nunca la cuelgues, ya que deformarás la prenda por el peso de la lana mojada. No recomendamos por ningún motivo meter a la secadora una prenda de alpaca.

 

Planchado: La alpaca es muy sensible, por lo cual nunca la deberás planchar.

En general las lanas no necesitan de planchado. Esto es una característica que la hace una fibra sustentable. Las arrugas, con el uso y la misma temperatura corporal, se eliminaran a medida que pasa el tiempo. 

 

Recomendaciones:  Si dejas de usar una prenda de alpaca por un tiempo prolongado, guárdala en una bolsa bien cerrada y con elementos naturales como lavanda o café. Esto ayuda a evitar las polillas.