El cupro es una fibra de celulosa artificial, fabricada a partir del algodón o residuos del algodón. Para producir la fibra, la celulosa extraída se empapa en un baño de una solución química llamada “cupramonio”, de ahí viene el nombre de Cupro.

Todo el proceso de producción usa grandes cantidades de agua y productos químicos, sin embargo, estos se reutilizan constantemente hasta que se agotan por completo.

Los productos químicos utilizados están libres de compuestos tóxicos o peligrosos para la salud y el medio ambiente, por lo que sus residuos se descomponen fácilmente. Esto la convierte en una fibra ecológica, biodegradable y respetuosa con el medio ambiente.

 

Algunas de sus características son que posee una suavidad similar a la seda, una gran durabilidad, es antiestática, perfecta para pieles sensibles y es reguladora de la temperatura corporal. Todo esto la convierten en una tela perfecta para toda temporada.

 

 

Lavado: Otra de sus características es que se puede mantener de una manera muy sencilla, se puede lavar a máquina en ciclo delicado, incluso a 40 grados.

No obstante, siempre recomendaremos el lavado a mano con agua fría, ya que aumenta la vida útil de la prenda.

 

Secado: El secado del cupro es práctico al igual que su lavado. El ideal es secarlo de manera horizontal sobre una toalla o un colgador, si por algún motivo llegar a colgar un blazer o chaqueta, no pasa nada. Sólo preocúpate de recuperar su forma en el planchado.

 

Planchado:Te recomendamos que utilices la plancha tradicional. Plancha la prenda por el reverso y usa un paño sobre ésta, en caso de que hayan arrugas muy profundas, te recomendamos humedecerla con un rociador y volver a plancharla. El máximo de temperatura de planchado para prendas con cupro, es de 150 ° C.

*Recuerda siempre planchar la prenda por el reverso.