⠀⠀⠀⠀WORK IN PROCESS | Ruth Krauskopf | S1/E1

 

Pas Denom: ¿Cómo es tu historia de inicio con la materia?

Ruth Krauskopf: Si se puede llamar un inicio, mis primeras “obras modeladas” fueron de mazapán, en la fábrica que mis padres tenían en Valdivia, donde nací.

 "Pienso con mis manos al tocar la materia, conversó con ella."

 

 

PD: ¿Por qué esta materia?

RK: La arcilla y yo nos elegimos mutuamente. En la Universidad comencé especializándome en metal y, después de un año en ese taller, me cambié a cerámica. Desde entonces es una pasión o una adicción, no sabría cuál de las dos.

 



PD: ¿Cuál es tu relación con la materia prima?

RK:Los materiales me importan, me hablan. Cualquier objeto, sea arte o no, que devele un material trabajado en complicidad con su creador, me atrae inmediatamente. Más aún cuando plasma honestidad y libertad interior.

"La arcilla y yo nos elegimos mutuamente.Desde entonces es una pasión o una adicción, no sabría cuál de las dos."

 


 

PD: ¿Inspiración?

RK: No sé si podría hablar de inspiración. Pienso con mis manos al tocar la materia, conversó con ella. En ese diálogo se van plasmando mis inquietudes y el entorno.  Difícilmente puede existir expresión personal desligada del contexto en que vivimos, a no ser que sea una evasión.

 

 

PD: ¿Algunos mentores?

RK: Tuve buenos profesores, pero solo nombro una mentora: Reina Herrera, ceramista venezolana, ya fallecida. Me ayudó con generosidad a encontrar mi camino durante los primeros años, de los diez años que viví en Venezuela. 

"Pienso con mis manos al tocar la materia, conversó con ella. En ese diálogo se van plasmando mis inquietudes y el entorno."

 

 

PD: ¿Propósito?

RK:Para mí, trabajar la arcilla es una compulsión. No podría definir un propósito mas allá de que es mi forma de jugar, mi herramienta de expresión, mi lenguaje para pensar y hablar. Me permite plasmar mundos donde las palabras no alcanzan.

 

 

Volver a MAGAZINE